Al hacer ejercicio, el cerebro empieza a trabajar produciendo miles de reacciones químicas. El entrenamiento deportivo y físico, no sólo quema la grasa y aumenta los músculos, también ayuda en el proceso de atención y concentración de tu celebro, el cual se prolonga más allá del tiempo en el que estás entrenando.
Al ponerte en movimiento, tu organismo empezará a oxigenar mejor las células de todo tu cuerpo, por lo que tendrán una mayor oxigenación y tu piel lucirá increíble. Los músculos y el corazón van disminuyendo su capacidad con el tiempo, al ejercitarte se fortalecen y retrasan el proceso de envejecimiento.
Por si fuera poco, el ejercicio estimula la neurogénesis, que, en palabras sencillas, se trata de la generación de nuevas neuronas, principalmente en el hipocampo, la zona del cerebro asociada al aprendizaje y a la memoria.
La relación entre el cerebro y el ejercicio es cada vez más estrecha. Diversos estudios ya comprobaron que levantar pesas contribuye a evitar enfermedades neurológicas o que “trabajar” los músculos de las piernas mantiene las neuronas en su plenitud.
Estamos con muchas ganas de gym…..

Deja un comentario

Abrir chat